Interes General

Charlas gratuitas de Tombolini para ganarle a la crisis

El economista comenzó una serie de charlas gratuitas denominada “Economía en ojotas”, en las que comparte sus secretos para ayudar a que la plata alcance a pesar de los aumentos. Entre hoy, mañana y pasado estará en Almagro, Caballito y Balvanera.

Matías Tombolini no se toma vacaciones. Luego de haber lanzado su partido Avancemos por el Progreso Social (APPS), arrancó con una campaña de verano denominada “Economía en ojotas”.

Se trata una serie de encuentros gratuitos en los que el economista da consejos para ayudar a que la plata alcance en tiempos de crisis.

Allí comparte varios de los tips que figuran en su último libro “113 secretos para ganarle a la crisis”, recientemente publicado.

“Organizá mejor tus ingresos y egresos para darte los gustos sin sobresaltos”, “aprendé a consumir de manera más inteligente”, “ahorrar o invertir, ¿qué conviene más hoy?”, son algunos de los temas que comparte con el público.

La serie de encuentros comenzó en Miramar el sábado pasado y continuará esta semana en la Ciudad de Buenos Aires.

Este martes 8 de enero, a las 19, Tombolini estará en el bar “Los Floristas” (Corrientes 4299, piso 2, Almagro); el miércoles 9, a la misma hora, estará en el bar Magno (José María Moreno 318, Caballito), y el jueves 10, también a las 19, en el bar Remember (Pueyrredón 795, Balvanera).

Luego volverá a la costa para realizar un encuentro en Mar del Plata, el próximo sábado.
Para asistir hay que anotarse en: www.tombo.com.ar

Related posts

Torneo de dramaturgia transatlántico en el marco de la séptima edición del Festival Temporada Alta en TIMBRe4

EL Post

San Lorenzo presentó un proyecto para construir su estadio en Boedo

EL Post

Firmaron sus libros con seudónimos masculinos, ahora serán leídas con sus verdaderos nombres – 26/11/2018

EL Post

Barrios porteños: la nueva cara del turismo y la inversión

EL Post

¿Cuáles son las terrazas históricas porteñas?

EL Post

Leonel Mingo polémico contra Bolsonaro «Este incendio no es casual»

EL Post