Espectáculos

«El lobista»: de la mano de De la Serna – 30/05/2018

Los que temían verse superados por un universo que a la mayoría nos es ajeno, como el de los gestores de intereses, bien podrían ya soltarle la mano a ese miedo. No es un ensayo sobre el tema, ni una simulación de un programa periodístico de denuncias, ni se para a uno u otro lado de la grieta para levantar el dedito acusador. El lobista, que este miércoles 30 a las 22.45 estrenó El Trece, sobrevuela la mugre de los negociados políticos, le corre el velo al asunto más de una vez, pero, fundamentalmente, se ocupa de la vida un hombre y de sus arrabales. De sus emociones controladas y de sus sombras liberadas. Para que la compleja estructura de Matías Franco traspase la pantalla se necesita, evidentemente, de un actor como Rodrigo de la Serna. Lo suyo, esta vez, tal vez una vez más, es magistral.

El Matías Franco de ahora no tiene nada de sus anteriores personajes. Gran trabajo de composición de De la Serna.

El Matías Franco de ahora no tiene nada de sus anteriores personajes. Gran trabajo de composición de De la Serna. Se define adicto al celular.

Si es cierto aquello de que uno hace camino al andar, en el andar de Franco está su génesis. El no camina como lo hacía Lombardo en El puntero (una de sus criaturas de ficción más adorables), ni como lo hacía Esteban Soldeyra, uno de los pacientes de Tiempos compulsivos, por citar sólo a dos de sus últimos trabajos. Mentón levantado, pechito inflado, pisar canchero, manos en los bolsillos, aroma a “me llevo todo puesto, elegantemente”. Así mueve De la Serna a su personaje por los laberintos de una ficción que levanta notablemente el nivel de la televisión argentina.

En cada paso va desgranando su soberbia, su ambición, su poco envidiable escala de valores, sus confusiones sentimentales, su prepotencia en el mercado en el que enfrenta a una peligrosa rival, Natalia Ocampo (Leticia Brédice), casi salida de su mismo molde.

Leticia Brédice y Rodrigo de la Serna. sus personajes serán rivales.

Natalia (Leticia Brédice) y Matías, cumbre de ambiciosos, piezas clave de la corrupción.

En tiempos de “streaming” (vía Internet, se puede ver cuando uno quiera) y On demand, se vuelve difícil comentar un estreno, porque tal vez uno habla de lo que pasó cuando el otro todavía no lo vio. O tal vez el otro ya vio la serie completa, cuando uno va comentando recién el primer episodio. Estas variables son posibles porque, apenas terminado el debut por la TV abierta, los 10 capítulos de la miniserie ya quedaron disponibles para los clientes de Flow y del Canal 1 HD de Cablevisión. Y el que se emitió por El Trece se pasará recién el jueves 31 por primera vez en el cable, a través de TNT (irá todos los jueves a las 23).

Sin ánimo de develar misterios, se puede decir que el unitario que dirige Daniel Barone sigue a Matías Franco por los rincones de los negocios turbios entre particulares y empresas con el poder de turno. La astucia, la frialdad y la falta de ética son tres de las características de este hombre que permite el notable lucimiento de De la Serna, a quien jamás -ni en el mínimo detalle- se le escapa el personaje.

Con menos pantalla que el protagonista, al menos en el capítulo inicial, el estreno también mostró el talento y las sutilezas gestuales de Darío Grandinetti, como el pastor Elián Rojas Ospina, y de Brédice, entre otros buenos trabajos. La rica galería de personajes, bien delineados por la pluma del autor, Patricio Vega, invita a bucear por los vínculos entre ellos, casi un sello de fábrica de las producciones de Pol-ka.

Con un relato ágil, una estética atractiva y las licencias que ofrece la ficción para echar luz sobre una oscuridad de la realidad argentina, El lobista ya mostró sus cartas. Y cuenta con De la Serna como su imbatible ancho de espadas.

Nota Original

Related posts

Harvey Weinstein denunció que hubo «presión política» para que lo acusaran de violación y crimen sexual

EL Post

«Recetas para microondas», una comedia sobre una mujer extraña en situaciones extrañas – Télam

EL Post

Llega "¡Yallah! ¡Yallah!", una coproducción argentino-palestina

EL Post

Montalbano: «De chicos armábamos la Plaza de Mayo con el Billiken, ahora con FX» – Télam

EL Post

Daniel Drexler y Georgina Hassan, gratis en la Usina del Arte – Télam

EL Post

El rodaje de la película de Rodrigo – 01/06/2018

EL Post