Cultura

El Premio Nobel de Literatura, suspendido por tiempo indefinido

Primero la Academia Sueca, que otorga el Premio Nobel de Literatura, se vio sacudida por un escándalo de abuso y acoso sexual, lo que llevó a algunos miembros a decir que dejarían la institución.

Luego, al extenderse el escándalo, la primera mujer al frente de la academia, Sara Danius, una académica de las letras, se vio obligada a dejar su cargo.

Este mes, ante acusaciones de irregularidades financieras e insinuaciones de encubrimiento, la academia anunció que pospondría el otorgamiento del premio de literatura por primera vez en 69 años y que, en cambio, designaría dos ganadores en 2019.

Sara Danius, secretaria de la Academia Sueca que anuncia el Nobel, minutos antes de dar la noticia | AFP

La última vez. Sara Danius cuando salió a anunciar al ganador del Premio Nobel 2017, Kazuo Ishiguro. /AFP

Ahora, Lars Heikensten, director de la Fundación Nobel, que administra los fondos de los Premios Nobel, declaró en una entrevista en radio Sveriges que quizá no haya un Premio Nobel de Literatura en 2019, profundizando la crisis de esta organización cultural de 232 años de antigüedad.

Heikensten dijo que el premio “se otorgará cuando la Academia Sueca haya recuperado la confianza del público… y eso significa que no hay un plazo para 2019”.

Sin hacer nombres, también exhortó a los diez restantes miembros activos de la Academia a evaluar la salida de sus cargos. “Creo que todos tienen que pensar si le hacen bien a la Academia Sueca y el Premio Nobel y si le harán bien a la Academia en el futuro o es mejor dar un paso al costado”.

La Fundación Nobel administra los fondos para los premios, pero el testamento de Alfred Nobel, industrial e inventor, designó a la Academia Sueca como árbitro del premio de Literatura.

Heikensten dijo que, si la Academia no puede resolver sus problemas, la Fundación Nobel podría elegir a otra institución para que administre el premio cultural más prestigioso del mundo, medida que requeriría una nueva enmienda de los estatutos. “Hay muchos que están dispuestos a intervenir”, señaló.

Jean Claude Arnault y Katarina Frostenson. Una pareja con acusaciones y sospechas. /AFP

Jean Claude Arnault y Katarina Frostenson. Una pareja con acusaciones y sospechas. /AFP

Pero, con referencia a la idea de encontrar otra institución que se haga cargo de administrar el premio literario, Per Wastberg, uno de los miembros, dijo: “Eso no es posible, según el testamento de Alfred Nobel y la ley”.

Esta ida y vuelta de declaraciones se produjo al terminar una semana de discusiones entre los miembros de la Academia y meses de un drama torturante generado por un escándalo de abusos sexuales que ha diezmado a la Academia Sueca.

En noviembre, el diario Dagens Nyheter informó que 18 mujeres habían acusado a Claude Arnault, empresario cultural con estrechos lazos con la Academia, de abuso y acoso sexual.

Junto con su esposa, Katarina Frostenson, poeta y miembro de la Academia Sueca, Arnault dirigía Forum, un exitoso club cultural que organizaba lecturas literarias, conciertos y exposiciones y que había recibido apoyo financiero de la Academia durante décadas.

Lars Heikensten. El ejecutivo de la Fundación Nobel que podría cortar con la Academia Sueca. /EFE

Lars Heikensten. El ejecutivo de la Fundación Nobel que podría cortar con la Academia Sueca. /EFE

Arnault, fotógrafo, fue acusado de valerse de sus estrechos vínculos con la elite cultural para cometer abusos sexuales, en particular contra aspirantes a escritoras y artistas. Se dice que gran parte de los presuntos abusos tuvieron lugar en departamentos de Estocolmo y París pertenecientes a la Academia. A través de su abogado, Arnault negó los cargos, algunos de los cuales aún están siendo investigados por la policía.

Ante estas revelaciones Danius, entonces Secretaria permanente de la academia, cortó toda relación con Arnault y Forum y montó una investigación independiente. Cuando terminó, tres miembros de la Academia la abandonaron asqueados. Habían pedido que Frostenson, la mujer de Arnault, dejara su cargo pero otra facción quería que se quedara. Danius fue destituida de su función de Secretaria permanente y luego se retiró de la Academia.

Nobel prize for literature leaurate Kazuo Ishiguro speaks during the traditional lecture at the Royal Swedish Academy on December 7, 2017. / AFP PHOTO / TT News Agency / Stina STJERNKVIST / Sweden OUT

¿El del final? Kazuo Ishiguro, último Nobel, ante la Academia Sueca, en diciembre de 2017.

Si bien la designación a un puesto en la Academia es vitalicia, una intervención inusual del rey de Suecia, su protector, hizo posible que los miembros la abandonaran en forma voluntaria.

En la entrevista, Heikensten dijo que esta era una oportunidad para revisar las normas de la Academia y hacerla más transparente. “No estoy seguro de que su mandato deba ser vitalicio”, dijo respecto de los miembros.

Sólo han quedado diez de los 18 miembros originales, lo que hace que a la Academia le falten dos personas para reunir el quórum de doce que se necesita para votar la incorporación de nuevos miembros. Se permitió que cuatro abandonaran sus cargos y otros cuatro no están participando en el trabajo por el momento.

Fuente: Christina Anderson/ The New York Times

Nota Original

Related posts

Festejo de los vecinos de Villa Urquiza

EL Post

Comercios de Chacarita realizarán una feria de Navidad a cielo abierto

EL Post

Llega al país una escultura de la diosa Afrodita que tiene casi 2.000 años – 09/11/2018

EL Post

Te invitamos a conocer el Museo Antártico

EL Post

La Usina festeja el 25 de Mayo con folclore

EL Post

Un centenar de obras de Milo Lockett se exhibirán en Galerías Witcomb – Télam

EL Post
Abrir chat
Powered by