Sociedad

Yo grafiteo, tu grafiteas, o cómo hacer arte urbano

Luego de una fallida incursión periodística -intentando dibujar croquis de edificios emblema de la Ciudad de Buenos Aires- aparecería la revancha en materia de trazo y pintura. Pero esta vez, con aerosol, látex y pincel.

Muy lejos de las cualidades artísticas paternales (padre, dibujante publicitario y eximio tallador en madera), lo mío solo se limitó, en mi infancia, a copiar dibujitos de historietas, desde célebres personajes de Disney hasta de la tira Patoruzito.

Ya en la adolescencia, pude recrear -a gran escala- logos de grupos musicales como AC/DC y Guns n´Roses como así también manufacturar banderas en tela: una de Iron Maiden (con la tapa del disco A Read Dead One) y otra con la figura calavérica de Zorlac, un modelo skater adoptado por Metallica.

AEROSOL URBANO. El grupo que se reúne todos los sábados por la tarde para aprender a grafitear y pintar con latex. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

AEROSOL URBANO. El grupo que se reúne todos los sábados por la tarde para aprender a grafitear y pintar con latex. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

En esta ocasión, mi reencuentro con el diseño sería en el bajo puente de la autopista Illia, con el muralista Alfredo “Pelado” Segatori y su grupo de trabajo. “¡Vamos junto a la tropa!”, me dice este histriónico pionero de la pintura urbana quien tiene su bunker de trabajo en Andén 2222, los galpones ferroviarios de Salguero (estación Saldías, Palermo).

El me presenta al grupo, que se divide entre los que van a pintar con látex y los dedicados a aerosolear paredes. Pero, antes de eso, hay que elegir un color: selecciono el violeta, lo más parecido al borravino, mi preferido.

Una vez reunidos los grafiteros, el Pelado nos lleva frente a un muro al aire libre, que bordea la autopista. Y allí explica los rudimentos de este arte que tuvo su explosión a mediados de los años años 60 en Filadelfia.

RUDIMENTOS. Previo al grafiteo, Alfredo explica los movimientos básicos para este arte urbano. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

RUDIMENTOS. Previo al grafiteo, Alfredo explica los movimientos básicos para este arte urbano. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

“El aerosol tiene tres picos -intercambiables entre sí- que definen el tipo de trazo que queremos hacer. Para arrancar, primero hay que colocar el aerosol a 45 grados de la pared con la parte superior del envase raspándola. Hagan grandes movimientos circulares, pero sin pintar”, indica nuestro gurú, mientras trato de no despegar el aerosol del granito.

La misión “imitación” fue pan comido, pero se venía lo difícil: pintar. Para ello, Segatori explicaba lo básico. “Cuanto más cerca -y también según el pico- se esté de la pared, el trazo será más fino”. Añadiendo también un factor clave, la velocidad con la que movamos el aerosol con el brazo. Nota mental: a mayor impulso, más fino y firme será el trazo.

PRACTICA. Una diversidad de líneas con formas de todo tipo para ir "calentando" la mano. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

PRACTICA. Una diversidad de líneas con formas de todo tipo para ir «calentando» la mano. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

Llega el debut. Aprieto el aerosol y se hace una mancha densa de pintura sobre la pared. “Tenés que batir bien el aerosol y apenas apretás el pico, que no sea sobre la pared, así lográs una mejor consistencia”, me acota una alumna más experimentada.

Pruebo de vuelta haciendo trazos verticales rápidos, sin resultado: salen gruesos. “Acercá más el aerosol a la pared”, me indica. Intento de nuevo. Y nada. “No es mi día”, pienso. Al notar cierta resignación en mí, la chica me dice que el secreto no es apretar con fuerza el pico, sino regular la presión con la yema del dedo.

CONSEJOS. En el curso se puede consultar a algún compañero cuando el grafiteo no funciona. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

CONSEJOS. En el curso se puede consultar a algún compañero cuando el grafiteo no funciona. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

El resultado es inmediato. Las líneas fluyen finas y firmes en la superficie. Entonces voy cambiando de picos y probando líneas rectas, serpenteantes, círculos, lo que fuese.

Luego, Pelado -que no está tan presente sobre el alumno, sino que es más bien un motivador grafitero grupal- nos enseña como esfumar un grafiti (tomando distancia) y remarcar los contornos de las letras. “Con dominar estas técnicas ya saben lo más importante”, dice, mientras nos invita a ir bajo el puente de la autopista, agarrar varios aerosoles. Y arreglate como puedas con este arte.

DESTACADO. La base blanca sirve para que las letras rojas resalten. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

DESTACADO. La base blanca sirve para que las letras rojas resalten. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

Los “grafiteros” tenemos disponibles toda una pared lateral que sostiene el puente de la autopista. Y me dirijo hacia la parte más elevada, al borde de un guardarraíl. “¡Qué heavy que es esto!”, pienso en plena subida.

Entonces, comienzo a delinear esa palabra anglo en color rojo y plateado, enmarcadas con algo de tono violeta. Pero antes, fondeo ese pequeño sector con aerosol blanco para que resalte más la leyenda. La tipografía se deforma, se pone gruesa, chorrea, entonces aplico velocidad y acerco el aerosol para afinar el trazo. Va queriendo. Y para darle cierta impronta propia a la letra, mezclo colores.

GRAFITI ROJIBLANCO. El resultado de la intervención mezclando color rojo y plateado, con fondo blanco. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

GRAFITI ROJIBLANCO. El resultado de la intervención mezclando color rojo y plateado, con fondo blanco. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

Mientras los autos me pasan cerquita por la ruta, en cuclillas, hago malabares con el aerosol dándole los últimos trazos a mi último rastro de intervención urbana. Luego me convocan a pintar con brocha, que la cargo mucho con un rojo furioso para rellenar la base de la letra I, de la palabra Reciclator, que cruza la pared del bajo puente. Es más fácil que grafitear.

Al igual que en mi experiencia periodística forjando un cuchillo -en donde aún tengo un cosquilleo molesto en el brazo derecho- acá también tuve mi consecuencia, aunque temporal: una leve tendinitis en la parte inferior del antebrazo izquierdo por apretar con demasiada fuerza el pico del aerosol. No hay caso.

Producción: Daniela Gutiérrez

PROFESOR. Alfredo Segatori al mando de un curso que ya lleva casi una década. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

PROFESOR. Alfredo Segatori al mando de un curso que ya lleva casi una década. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi)

Datos básicos

Aerosol Urbano es todos los sábados de 14 a 17 hs. en Salguero y bajo puente autopista Illia, Capital. Valor: $1.000 mensuales. Incluye látex, pinturas, pinceles, no los aerosoles. Info en: aerosolurbano@gmail.com



Nota Original

Related posts

Máxima Zorreguieta despidió los restos de su hermana Inés

EL Post

El periodismo se reinventa desde adentro y examina su rol

EL Post

Agallas para cambiar de rol

EL Post

Denuncian irregularidades en la entrega de medicamento oncológicos

EL Post

La desesperada búsqueda de Pancho Dotto de sus perros John y Lennon

EL Post

En Córdoba, un puma anda suelto y hay preocupación entre los vecinos

EL Post
Abrir chat
Powered by